miércoles, 6 de mayo de 2015

RUMBOS

pro lanzamiento del programa "conozca mi tierra"
UN VIAJE POR LA ZONA ARQUEOLÓGICA DE SAN JOSÉ DE PALLE

Luego de una larga espera en la Plaza de Armas de Santa Eulalia, el 1 de mayo en el “Día del obrero”, nos enrumbamos en una combi con destino a San José de Palle Viejo, dispuestos a conocer la zona arqueológica de Palle Viejo, pintoresco anexo del distrito de Santa Eulalia.

La expedición contentos arriban con la unidad móvil al pintoresco pueblo de San José de Palle.
Desde ahí contemplamos el hermoso pueblito atraídos por la bonita torre que sobresale en su pequeña Plazuela y tras un estirar de piernas nos perdemos por un camino descuidado de herradura  cuesta arriba con destino a la piaña del santísimo madero de San José de Palle.

Iglesia Matriz de San José de Palle.
En medio del esplendoroso sol radiante suben paso a paso Selene Antezana, Nidia Victorio, José Bastidas, Vanesa Medina, Mauro Roca, y alumnos de la Facultad de Turismo, Hotelería y  Gastronomía de la Universidad Alas Peruanas

Inicio de la caminata cuesta arriba por la falda del cerro con destino a la piaña del Santísimo Madero de San José.
Camino o trocha de herradura que nos conduce a la zona arqueológica.
Caminando paso a paso en medio de un esplendoroso sol radiante.
Vista del Santísimo Madero de San José de Palle que se celebra en la primera quincena del mes de octubre de cada año.
Vista panorámica del pueblo de San José de Palle.
Después de 30 minutos de caminata, nos detenemos en la piaña de la gigante cruz para divisar el lindo valle de Santa Eulalia, las huertas de árboles frutales y el río que se extiende entre los bosques ribereños.

Desde ahí volteando el cerro se divisa los restos de la zona arqueológica de San José de Palle Viejo, donde aún sobresalen las chulpas y edificaciones de piedra tallada  y arcilla, que al parecer han formado una linda ciudadela en la época de nuestro Perú antiguo.

Zona Arqueológica de San José de Palle, que abarca dos hectáreas aproximadamente.
Edificaciones destruidas por los embates de la naturaleza.
Piedras sobre piedras sobreviven algunas edificaciones de la antigua ciudadela.
Piedras tallada con arcilla son la base de los restos que quedan.
Escalando por las casitas de piedra y barro.
Vista de una edificación que sobresale desde lejos a punto de desplomarse.
Los catus abundan en la zona arqueológica de San José de Palle Viejo.
No hay un camino de acceso definido, las piedras están unas sobre otra y destruida por los embates de la naturaleza, basta detenerse o echar una mirada minuciosa para valorar la trascendencia de este importante Centro ceremonial de San José de Palle, que según fuentes data desde el periodo pre inca, pero subsistió hasta el período colonial, no sin antes estar abajo la administración Tawantinsuyana.

Si quiere alguien pernotar en la zona arqueológica o  pasar la noche al aire libre existen muchos lugares para acampar y algo más existe una acequia con agua muy cerca que le pone una gota de frescura.

De retorno regresamos por la trocha que une al cementerio de San José de Palle, que atraviesa por el cerro rodeado de árboles de pacay, molle y pequeños arbustos verdes fruto de la reciente temporada de lluvias.

Un poco cansados llegamos a Plaza de San José de Palle, con la sensación de haber conocido una ciudadela incaica que valdría la pena volver a visitarla un fin de semana o un feriado como las Fiestas Patrias.

Este viaje, promovido por la Sub Gerencia de Imagen Institucional y Turismo, tuvo como propósito preparar el lanzamiento del programa turístico: “Conozca mi Tierra”  que implica conocer nuestros atractivos turísticos, geografía, historia, entorno ecológico y todo el encanto natural del distrito de Santa Eulalia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario